Buscar este blog

domingo, 20 de noviembre de 2011

El Despotismo Ilustrado en Europa y España


EL DESPOTISMO ILUSTRADO EN EUROPA

El despotismo ilustrado fue una forma de gobierno que tuvieron algunas monarquías europeas durante el siglo XVIII, fue sucesora del absolutismo e introducida por las ideas de los grandes pensadores ilustrados como Diderot o Montesquieu.

El objetivo de este movimiento fue que los súbditos del rey se sintieran con derechos, a pesar de ser éste el que siguiera teniendo el poder absoluto; se creó un lema “todo para el pueblo pero sin el pueblo.

En este período los reyes y sus ministros intentaron realizar una serie de reformas para reactivar el comercio, la agricultura, limitación de los privilegios de la nobleza y el clero y la abolición de la servidumbre, lo que creó gran oposición entre las clases altas. Aunque estas medidas, significaban ciertamente, un avance en estos gobiernos, los monarcas continuaban siendo de cierta forma absolutistas y el descontento del pueblo se reflejó en diversas ocasiones por medio de motines.

Este movimiento no llegó a prosperar, debido a que todas las reformas se decidían por el poder central sin que en ellas interviniera la burguesía ilustrada que quería participar en los asuntos de gobierno; desembocando este fracaso en diferentes procesos revolucionarios cuyo máximo exponente será la Revolución Francesa, donde se lograría un gobierno republicano en el que el pueblo sería el que gobernara.

EL DESPOTISMO ILUSTRADO EN ESPAÑA

En el siglo XVIII llega a España la familia de los Borbones reinando Felipe V, Fernando VI, Carlos III y Carlos IV, todos ellos influenciados en mayor o menor medida por el pensamiento ilustrado con el fin de devolverle a España su antigua gloria.

Algunas de las mediadas que tomaron fue dirigir todo su comercio exterior hacia América, pero la principal propuesta fue la de reformar el Estado y la autoridad monárquica tomando decisiones importantes como fueron establecer reformas sociales o aumentar las medidas económicas y administrativas que eran deficientes.

Felipe V abole las instituciones propias de los reinos y comienza a crear una burocracia centralizada; también es el precursor del proteccionismo lo que le permite crear nuevas industrias.

Fernando VI conjuntamente con su ministro Ensenada eliminan todos los privilegios de inmunidad fiscal, por lo que la nobleza y el clero deben de comenzar a pagar el tributo que se había impuesto.

Carlos III realizó una política exterior activa y también interior donde tomó medidas algo “drásticas” como la expulsión de los jesuitas y también dio un impulso a la ganadería y a la industria.

A pesar de todos los cambios llevados a cabo por los borbones, las estructuras sociales y económicas del antiguo Régimen las mantuvieron; por lo que los privilegios y las desigualdades siguieron durante algunos años más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada